Cada vez son más las encuestas que lo prueban: la manera en la que se presentan las compras influye cada vez más en la decisión de repetir o cambiar de proveedor en futuras adquisiciones. De ahí que el número de empresas que empiezan a tener muy en cuenta el packaging no deje de aumentar, así como las partidas de inversión en lo que parece ha dejado de ser un valor añadido para convertirse en un must a la hora de aumentar clientes o fidelizarlos.

El packaging como estrategia para aumentar ventas

Si hay un material utilizado para embalar ese es el cartón. Un material ideal para embalar y empaquetar todo tipo de objetos que permite multitud de posibilidades a un precio tremendamente bajo y con un impacto bajísimo en el medio ambiente, en tanto en cuanto es reciclado y reciclable.

Adentrándonos en el mundo del packaging vemos cómo son varios los tipos de cartón a los que se puede recurrir, siendo imprescindible tener en cuenta el volumen, el groso, el acabado o si se va a colorear el embalaje a la hora de decidir por cuál apostar. Vamos a ver los principales tipos de cartón utilizados para hacer packaging:

Cartón ondulado:
También conocido como cartón corrugado es el más habitual gracias a su resistencia y su adaptabilidad para distintos tipos de objetos. Este está formado por varias capas de celulosa, dejando un espacio en la zona central para una onda que da nombre a este cartón. En función de la longitud y la forma de esta onda se conseguirá mayor o menor resistencia. Este puede ser:

Simple: formado por una capa lisa y otra ondulada
Doble: cuando la ondulación está recubierta por una capa de papel liso a ambos lados.
Triple: cuando se toman dos piezas simples y se unen.

Folding:
También conocido como cartoncillo, es un de los más finos que existen. Estos se utilizan para embalajes propios de sectores como el de la alimentación, la perfumería, etc, permitiendo un packaging algo más delicado y con un acabado que permite impresiones mucho más estéticas. Entre sus muchas bondades destaca la posibilidad de alterar el gramaje y así su resistencia. Cuando este es más grueso, mejores son las impresiones que se pueden realizar sobre él.

Cartón piedra: También conocido como cartón gris, destaca por su dureza y resistencia, gracias a estar elaborado por distintas capas de celulosa comprimidas y procesadas. Si bien es uno de lo más costosos también es cierto que es de los más resistentes. Un ejemplo de ello son las cajas de cartón duro en las que se embalan los teléfonos móviles de alta gama.

Cartón coché: De color blanco brillante es especialmente utilizado para presentaciones. Si bien no es muy habitual verlo en presentaciones de packaging, existen casos especiales en los que se recurre a él por sus acabados vistosos.

Todos estos tipos de cartón para packaging pueden encontrarse de cuatro solapas (el más habitual), automontables, automontables de capa y fondo (en dos piezas), además de en bolsas de cartón, estuches para botellas, colmenas y protectores para copas y elementos decorativos.

Valoraciones
[Total: 0 Valoración: 0]

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Las opciones de cookie en este sitio web están configuradas para "permitir cookies" para ofrecerte una mejor experiéncia de navegación. Si sigues utilizando este sitio web sin cambiar tus opciones o haces clic en "Aceptar" estarás consintiendo las cookies de este sitio.

Cerrar